Todos los mensajeros de Alá (s. w. t.) son válidos

Estimados leyentes, de esta forma como uno debe creer en Alá, en Sus ángeles y en Sus libros para tener una fe correcta y absoluta, es de todas formas obligación creer que los mensajeros de Alá (s. w. t.) que nos los comunicaron son válidos. “El primer profeta es Adán (a. s) y el último es Mohammad Mustapha (s. a. w). Varios profetas vivían entre ellos. Sólo Dios sabe el número de esos mensajeros. Veintisiete de ellos cuyos nombres son populares se enumeran a continuación: Adán, Equipo, Enoc, Noé, Noé, Hud, Salih, Abraham, Ismael, Ismael, Isaac, Jacob, José, Job, Lot, Shuaib, Moisés, Josué, Josué, Aarón, David, Salomón, Salomón, Jonás, Elías, Eliseo, Ezequiel, Zacarías, Juan, Jesús, Muhammad Mustafa (s) a. Los veinticinco, excepto Seth y Josué, son nombrados en el Corán. Además de estos, los nombres Ezra, Luqman y Dhul-Qarnayn además se hablan de en el Corán, pero aunque algunos aseguran que estos tres y además Tubba y Khidr son profetas, otros aseguran que son walis”. (1) Estimados leyentes, como menciono cuando aparece la oportunidad, el universo es un orden divino y nada de lo que tiene dentro es sin sentido, arbitrario y accidental. Alah no creó nada en vano y tampoco dice nada en vano. “¡No sin propósito creamos el cielo y la tierra y todo lo demás!” Todo está como debería estar en el universo. En este momento quiero atraer tu atención sobre algo. Digamos que te levantaste por la mañana. Has desayunado. Viniste en coche para proceder a trabajar.comprobaste el nivel de gasolina y la presión de los neumáticos. Y además querías comprobar el aceite del motor. Abriste el capó. Lo has investigado todo. ¿Ves algo insignificante o sin funcionalidad? Cada parte está interconectada con otras y estructurada para cumplir una utilidad cierta. Cada parte fué fabricada con unas propiedades particulares para cumplir su funcionalidad de la preferible forma. Estimados leyentes, cuando los humanos incapaces ponen todo en orden en un mecanismo simple como un automóvil, ¿cómo puede Alá, que es el Constructor de los humanos, sus intelectos, pensamientos, entendimientos, formas de proceder y proyectos, hacer algo sin sentido y sin funcionalidad en el orden que Él ha predeterminado? Humildemente les expliqué esto en aspecto con algunos ejemplos en una sucesión de artículos que empezaban con la escritura llamada “Entendiendo el Orden Divino -1- “. Hay un orden y una organización impecables en el universo. Todo en el universo está interconectado entre sí. Todo fué desarrollado para un objetivo preciso y todos ellos fueron equipados con cierto diseño y propiedades para el cumplimiento de sus funcionalidades particulares. Los profetas que fueron enviados a contarle a la multitud sobre su Constructor, les enseñan las provisiones del Constructor para dividir la realidad de la falsedad, resumiendo, para proporcionarles un entrenamiento divino con el objetivo de permitirles lograr una dignidad moral, además fueron conformados para poseer algunas características. Estas propiedades identificadas por nuestros eruditos de la ley islámica son:”1 – Fiabilidad: Los profetas son personas confiables en todos los sentidos. 2 – Justicia: Los profetas son justos en sus expresiones y proyectos. 3 – Comunicación: Todos los mandamientos y prohibiciones y todas las disposiciones que se relacionan con la ética popular que comunican no son otra cosa que las revelaciones y novedades que Alá les comunica. 4 – Justicia: Los profetas son justos. Jamás tiranizan o cometen ninguna injusticia. 5 – Inocencia: Los profetas jamás cometen ningún pecado, menor o más grande. 6 – Inteligencia: Los profetas son personas muy capaces y muy comprensivas. 7 – No despido: Los profetas jamás son destituidos del profetismo ni en el planeta ni en el más allá.” (2) Estas propiedades no se consiguen más adelante, pero estas personas excepcionales nacen de sus mamás con estas propiedades, por de esta forma decirlo. # Los profetas no tienen que distinguirse de cada otro


Deja un comentario