Lo que no entiendo sobre el cristianismo

¿Por qué los pastores predican a sus congregaciones? En cambio, en mi punto de vista, estarían bastante superior… y se quedarían con todos los integrantes de su rebaño… si enseñaran en lugar de predicar. De nuevo, en mi humilde opinión, la predicación es lo que hay que llevar a cabo sólo hasta que la multitud vea la luz y reciba a Jesús como su Señor y Salvador. Luego de que eso ocurra, la mayor parte de los predicadores/pastores están satisfechos… pero lo que no descubren es que la novedosa persona no está satisfecha. El nuevo converso se deja al principal creador por su cuenta y no posee ninguna dirección o pista sobre qué llevar a cabo ahora. Son como un nacido hace poco que es descuidado y no alimentado, y por eso se alejan hacia alguien que los alimenta y protege de ellos… o sencillamente mueren. Lo que podría y debería ser, jamás fue visto hasta el desenlace. Lamentablemente, esa es la circunstancia general de la multitud que toma la elección de recibir a Jesús. Tienen hambre de estudiar sobre el Maestro, y aunque posean una Biblia, no tienen el impulso y la razón para estudiar por sí mismos para dar de comer esa hambre. Se les deja fallecer sólo en la vid. ¡Amigos, esto no debería ser! Está precisamente escrito en la Palabra que debemos “ir y llevar a cabo discípulos de todas las naciones…” (Mateo 28:19). No alcanza con asesorar a la multitud a Cristo. No, ese es sólo lo primero que hay que hacer. Entonces requerimos guiarlos para que estudien la Palabra y sugerirles un plan que logren continuar, porque la mayor parte de los recientes creyentes no tienen iniciativa de donde comenzar. La Biblia puede ser intimidante, fundamentalmente si un nuevo fiel no está naturalmente inclinado a leer, y si pasaron varios años desde que reposó en una clase. La Palabra además dice que debemos “estudiar para enseñarte aprobado a Dios, un obrero que no requiere estar avergonzado, dividiendo de manera correcta la palabra enserio”. (2 Timoteo 2:15) Pero a un individuo se le debe ofrecer alguna iniciativa de dónde comenzar a estudiar, y el Espíritu Santo la va a tomar de ahí. Sólo unas escasas personas inspiradas y motivadas prosperarán sin un “empuje” inicial, pero son la distinción. Para que la transformación del nuevo fiel logre “pegarse”, debe haber algo a eso que adherirse! Cuando abrí una Biblia por primera oportunidad, un amigo me recomendó que comenzara en el evangelio de Juan, y después leyera Proverbios y Salmos. Esa gentil sugerencia logró el truco para mí. En el instante, se encontraba en una búsqueda del tesoro y no podía aguardar para llegar a casa del trabajo cada noche para reanudar la excavación. Debo decirles que, aunque hallé varios bienes del git-go, fue sólo luego de que me llené del Espíritu Santo que la Palabra cobró vida para mí con nuevos escenarios de comprensión y revelación, con el resultado de que 25 años luego aún estoy excavando y encontrando bienes espectaculares. La Palabra es realmente la clave del cristianismo, pero la lección de los jovenes en Cristo es lo que verdaderamente otorga vuelta la llave para abrirla y perpetuarla. Artículo escrito por Mary Wilkey, editora de’ elf Expressions Ezine desde marzo de 2001. Elf Expressions es una recopilación quincenal de consejos positivos, recomendaciones y consejos ofrecidos con humor, inspiración y otras cosas buenas para cualquier persona que esté inclinado a leer. Políticamente incorrecto, está lleno de orientación, tutoría, inspiración, enseñanzas de inglés y muchísimo más. Además, además brindamos servicios de edición y rectificación de contenidos escritos para hombres de negocios y comerciantes online.


Deja un comentario