Las migajas de la mesa de Dios

Un sinfín de seducciones nos abruma. Se abren sendero hacia cada rincón y grieta de nuestras vidas, pero su atractivo está menguando. Da igual lo bueno que se haga; es sólo hasta cierto punto, y sólo en este momento nos encontramos comenzando a despertar a eso que San Juan de la Cruz sabía; esa verídica […]